El mármol es una superficie de piedra natural de gran belleza, pero vulnerable. Es una piedra blanda, susceptible a las manchas y daños. Es una hermosa inversión que usted debe proteger eligiendo cuidadosamente sus productos de limpieza y métodos para asegurarse de que no causen ningún daño. Para ayudar a prevenir las manchas, las superficies de mármol a menudo se recubren con selladores de protección. Dependiendo del uso, estos recubrimientos se deben volver a aplicar entre 6 meses a 1 año, dependiendo de los productos de desgaste y de mantenimiento utilizados. Las limpiezas deben ser lo más suave posible. El polvo de la superficie se debe hacer una vez o dos veces por semana con agua, jabón y un paño de algodón o microfibra blanco. Así mantendrá por toda una vida esa pieza de piedra natural radiante y hermosa.

Comment